El auge del turismo reactiva el mercado inmobiliario en Ciutat Vella

Cinco proyectos de hoteles con encanto y apartamentos turísticos están en marcha en el centro histórico

NOTICIA DE Isabel Domingo05/05/2014
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El auge del turismo reactiva el mercado inmobiliario en Ciutat Vella

Luna de Valencia es el hotel botique que recalará en la calle Músico Peydró. / Damián Torres

El mercado inmobiliario está despertando, especialmente en el centro histórico, impulsado por el ritmo del turismo, que atrae a inversores nacionales e internacionales dispuestos a obtener rentabilidad en formato de hoteles boutique, 'hostels' o apartamentos turísticos. De fondo, también, la expansión de nuevos modelos de alojamientos, buscados especialmente por los turistas extranjeros y por los nacionales que viajan en grupo o en familia. Sin olvidar tampoco el auge de los vuelos 'low cost' en el aeropuerto de Valencia, lo que favorece la eclosión turística.

Hasta cinco proyectos están en marcha en el casco histórico de la ciudad, a los que habría que añadir la próxima puesta en marcha de dos hoteles en la calle Colón: uno en la parte superior de la 'flagship' de Bershka y otro en el edificio que explota la familia Zamorano en el número 6 de esta vía, junto a un parking.

También cuentan para la suma del auge turístico y la reactivación inmobiliaria los 'hostels' que la cadena Ding Dong puso en marcha en la ciudad en 2012 (y ya tienen tres), con la característica de estar dos en edificios rehabilitados del siglo XIX y el tercero en un antiguo taller y tienda de telas. O el bloque de apartamentos turísticos que Valencia Flats abrió en la calle Barcas en un edificio cerrado durante cuatro años y que antes había sido tienda y clínica estética.

Y el hotel boutique (por aquello de tener pequeñas dimensiones, espacio singular, personalización al máximo) que, bajo el nombre de 'Sweet Otel', abrió recientemente en la calle Conde de Montornés. Detrás de la operación realizada en este edificio del siglo XVIII está la firma Alain, que dirige Alain Tabernero, uno de los despachos de referencia en la reactivación del mercado inmobiliario.

Tabernero confirma que el epicentro de mayor interés para los inversores se sitúa en la plaza de la Reina, «donde el flujo peatonal duplica ya el de la calle Colón gracias al turismo». En su despacho trabajan actualmente en la búsqueda de edificios para convertirlos en hoteles o en apartamentos ya que los inversores obtienen mayor rentabilidad que si los destinan a uso residencia. Bien mediante compra bien con alquileres a largo plazo lo cierto es que el centro histórico «ofrece un amplio abanico de opciones».

Apuesta por rehabilitar

La misma idea comparte el director de Engel & Völkers en Valencia, Miguel Ángel Cantos. Aunque su firma está especializada en los apartamentos de lujo -subsector que también lleva velocidad de crucero-, Cantos confirma que hay inversores (sobre todo particulares con alto poder adquisitivo) que compran activos para luego transformarlos en apartamentos destinados a uso turístico.

Ellos tienen en su catálogo varios edificios singulares (palacetes y casas de la burguesía en su mayoría) cuyas características los acercan más al uso turístico que al residencial, ya que varios cuentan con nivel de protección. En algunos casos, como el del palacete del siglo XVIII que estaba a la venta en la plaza del Temple, sus dueños han optado por explotarlo directamente al no encontrar comprador.

Así ha surgido el 'hostel' The River, abierto en las Fallas de 2013 y del que destacan sus enormes puertas de madera de siete metros de altura. Tanto la escalera como los suelos de mosaico de muchas habitaciones y los forjados de las ventanas se han mantenido en su estilo original. Y para lograr un hueco destinado a ascensor las obras tuvieron que ajustarse al milímetro.

Un caso similar es el del futuro hotel boutique que se instalará en el número 7 de la plaza de Manises, en la conocida como Casa Palacio Vallier, que pasó de uso administrativo a hotelero y en el que sus impulsores quieren recuperar el estilo burgués del edificio.

El director del área de Levante de Ferrán Inmobiliaria, Jorge Quevedo, reafirma ese «interés creciente» por el centro de la ciudad, especialmente en el entorno de la plaza de la Reina y la calle San Vicente, «donde hay más demanda de la que podemos atender».

Este despacho ha cerrado recientemente dos operaciones en el centro vinculadas a edificios rehabilitados que tendrán nuevo uso. Así, uno se destinará a viviendas y otro se transformará en apartamentos turísticos. «El interés por el centro histórico nunca ha bajado. Ahora es cuando los precios se han adecuado al mercado inmobiliario», apunta.

La apuesta por rehabilitar inmuebles antiguos o transformar el uso de los que llevan años vacíos son dos de las claves que han permitido impulsar de nuevo el mercado. «Hay un trasvase de la inversión en el alquiler residencial al residencial pero para uso turístico», comenta el director de SFI Consulting, Javier Timoner. Inversores rusos y chinos han puesto sus ojos en Madrid, Barcelona y Valencia, aunque en menor medida.

Aún así la «reactivación» de la ciudad es una realidad gracias a «muchos empresarios pequeños que buscan en el centro edificios para transformarlos». ¿Motivos? «Precios mínimos, recuperación económica y usos alternativos nuevos que permiten obtener rentabilidades razonables», detalla Timoner.

Revitalizar espacios

Es lo que han hecho los impulsores de un proyecto hotelero en la calle Músico Peydró que, bajo el nombre, 'La luna de Valencia' verá la luz a finales del próximo año. «Será un hotel tematizado con un diseño interior espectacular y con restaurante y zona de copas», explica el consultor turístico Alberto Galloso. Su equipo participa en el asesoramiento de un proyecto del que actualmente sólo se ve un edificio en mal estado y con una malla verde pero que aspira a ser un referente en Velluters.

Muy cerca, en la calle Linterna, la cadena Vincci construye un hotel de cuatro estrellas. Una situación que, para la asociación de comercios del centro histórico, es «clave» para revitalizar las calles del casco antiguo. «Atraen gente que, aunque con un consumo diferente al de los residentes, generan consumo. Es una oferta interesante que esperemos no acabe en saturación», indican.

Sin embargo, el socio fundador de Valencia Flats, Pepe Castelló, cree que en el caso de los apartamentos se da respuesta a una nueva tendencia en el turismo. «Valencia no puede quedarse atrás», asegura. Él representa a la primera cadena de apartamentos turísticos que se instaló en Valencia y que, por ejemplo, ha rehabilitado cinco edificios en el centro histórico desde el año 2001.

Ahora ultima su próximo proyecto. Situado entre la calle de la Nave y Comedias es un inmueble cerrado durante tres años, inviable para oficinas o viviendas. «Muchos propietarios se ponen en contacto con nosotros para ofrecernos edificios que son inviables para uso residencial pero sí podrían volver a la vida gracias al turismo», comenta.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El Tiempo en Valencia

29-22

Claros

Thursday. 09:

29-22